SOBRE SORAYA REYES

 

En mi vida he pasado muchos desafíos. 
Fui madre joven, con 19 años tuve a mi pequeño y a los 15 días pasé a ser madre joven y soltera. 
Con 11 años nos fuimos a vivir a otro pueblo, y nunca llegué a encajar con la mayoría de compañeros de clase. 
Me encontré con una familia que pensaba distinto a mí. Siempre me sentí la oveja negra de todos los sitios y situaciones. Nunca entendí el motivo, hasta que descubrí todo este mundo que quiero mostrarte con mis libros. 
Cuando fui consciente de que ser la oveja negra era lo mejor que me había pasado, me alegré mucho. 
Tenemos la creencia de que ser la oveja negra es malo, nos aparta de los demás, hay que hacer lo mismo que el entorno… 
Ser la oveja negra significas que eres quien marcas la diferencia, que contigo hay un antes y después. Tus hijos no tendrán las mismas creencias ni visiones de la vida que tus sobrinos o antepasados. Tú eres quien cortas cadenas. 
No es nada malo tener diferentes opiniones de la vida o formas de verla, lo difícil es cuando tú eres “un alma libre” y te encuentras dentro de una jaula. 
Cuando eres una persona con mucha personalidad y quiere aprender de sus propios errores y no de los errores de los demás. 
El problema viene cuando te das cuenta que tú tienes una forma de pensar, pero una serie de creencias diferentes a ese pensamiento. 
En ese punto entras en un conflicto interno y no sabes que hacer, te contradices, piensas una cosa y haces otra y viceversa. 
Pasé de endulzar a los demás con chucherías a querer endulzar con libros y conocimientos que fui adquiriendo durante mi crecimiento personal y desafíos. 
Cuando el amor no me iba bien, supe aprender el porqué de ir repitiendo patrones, cuando no me sentía plena con mi negocio, encontré mi propósito de vida. 
Toda la vida es un aprendizaje continuo, del que debes aprovechar al máximo cada lección y cada momento. Considero que todas esas malas experiencias que en un momento u otro todos pasamos, sirven para ver dónde fallamos y que es lo que debemos hacer para cambiar las cosas. Recuerda: 

“ SI SIEMPRE HACES LAS MISMAS COSAS, SIEMPRE OBTENDRÁS EL MISMO RESULTADO” 

Después de haber superado cada una de las pruebas y aprendizajes por los que pasé, me siento plena, disfruto de las pruebas que me sigue poniendo la vida, las supero y sigo avanzando. El agua es vida y como tal necesita movimiento. Si el agua se estanca, se pudre, lo mismo pasa con tu vida. Siempre estoy en movimiento, nunca quiero estancarme.

A día de hoy puedo decirte con “la boca bien grande” que me siento plena y realizada, estoy feliz con mi familia y mi propósito.

Debo decirte que ser madre (o padre) no es ningún impedimento para poder realizarte en el resto de ámbitos de tu vida. Puedes tener una familia y seguir conquistando tus sueños.

A parte de mis libros de crecimiento personal, también quiero ofrecerte una ayuda adicional. Voy a enseñarte como organizo mi casa, como intento criar, a mis hijos, lo mejor posible a mis hijos y como llevamos el día a día con un pre adolescente casa y una niña de cinco años que quiere ser mayor antes de tiempo.

¿Por qué quiero abrirte las puertas de mi casa?

Para demostrarte que se puede ser todo a la vez, mujer, ama de casa, madre, pareja,  emprendedora… y todo lo que te propongas.

Quiero que veas que, sin ayuda extra ( señora de la limpieza, canguros), se puede llevar todo, solo nos hace falta un poco de organización y relevar tareas o funciones que tú te encargas cuando lo puede hacer otra persona en casa. 

Deseo que empieces tu camino, deseo que seas feliz. Mi propósito es ayudar a los demás, así que te deseo que cada una de las metas que te pongas se cumplan.

Gracias, gracias, gracias.

Soraya Reyes