fbpx
Todos tenemos sueños en lo más profundo de nuestra alma pero ¿Por qué no se cumplen nuestros sueños? Para esto tengo dos respuestas. Primero porque no haces nada por tus sueños y la segunda opción es porque le pones demasiado potencial excesivo. Vamos a profundizar. No haces nada: Si no haces nada por lograr lo que quieres no puedes pretender que un día piquen a la puerta de tu casa y al abrir te encuentres a tu sueño diciendote: “Hola soy tu sueños, ya he venido a ti porque tu no venías a por mi”. Esto es un gran error que muchas personas cometen. Si no vas, tanto mental como fisicamente, a por lo que te haría feliz no pienses que eso aparecerá por arte de magia en tu vida. No creas que la vida y el Universo funcionan así. La segunda opción es porque le pones un potencial excesivo; y con esto quiere decir que piensas mucho en ello, tienes miedo o impaciencia para lograrlo. La impaciencia proviene del miedo, ya que si estás seguro y tienes fe de que vas a lograrlo no te sientes impaciente porque ya es tuyo. ¿Nunca te ha pasado que tienes muchas ganas de algo y al final no se cumple o se anula? Eso pasa por el potencial excesivo que le pones, haces que las fuerzas equiponderantes (la ley del péndulo) vaya al sentido contrario de lo que realmente querías en un inicio. No dudes, no te impacientes, ten fe y verás como aparece en tu vida, haz lo posible para que se cumpla pero no te obsesiones con ello, no trabajes en tu contra.
Recuerda que contra más fuerte le des al péndulo contra un sentido más rápido irá hacia el sentido contrario. Aprende a manejar el potencial excesivo junto con el resto de leyes del Universo y podrás lograr todo lo que te propongas. No hace falta que me creas, solo tienes que comprobarlo. Es como la ley de la gravedad, no la puedes ver pero sabes que existe por su resultado, tiras una manzana al aire y la ley no la ves por ningún lado, solo ves que la manzana cae. Lo mismo ocurre con el resto de leyes, en si mismas no se ven pero si que puedes sentir su resultado o efecto en tu vida. Espero que te haya gustado esta entrada. Te espero en las próximas. Un abrazo.