fbpx

Siempre intentamos tener las tareas del hogar al día, siempre intentamos hacerlo todo lo mejor posible y tener la casa perfecta. Tan perfecta como las casas de las películas que siempre vemos por la TV.
Pero la realidad no tiene nada que ver con esas pelis, la realidad es qué o te dedicas cada día al 100% a la limpieza o es imposible tenerla perfecta. Pero, ¿qué pasa cuando no eres solo ama de casa?
Como ya sabéis soy escritora de crecimiento personal, hago terapias como Reiki, metamórfica o ho’oponopono, hago mentorias privadas y a su vez hago videos para mostraros como organizo mi casa para simplificar la faena de ésta, entre otras muchas cosas. Mis días son como el resto de la humanidad, de 24 horas, está claro que es imposible poder encargarse de todo, el tiempo no da a más por muy bien que me organice.
Cómo madre tengo mis obligaciones, pero entre ellas no está la obligación de ser una criada. No considero que tenga que desvivirme hasta el punto en que tenga que dejar todo lo que me gusta a un lado para ir detrás de mis hijos recogiendo todo lo que ellos dejan tirado.
Cuando tienes bebes, se sobre entiende que es imposible, pero cuando ya tienes un pre adolescente en casa y una niña de cinco años que va de mayor, es otra cosa.
Hace mucho que tenía por la mente rondando la idea de delegar faenas, pero no que solo lo hagan un día porque a ellos les apetece, sino ponerles una rutina de tareas acorde con la edad de cada uno.
Por ejemplo, Dani (12 años), ya tiene edad para pasear a los perros, vivimos en un pueblo muy tranquilo y mi calle lo es aún más. Naiara en cambio, como ella es tan mandona, puede ser la encargada de recordar que hay que lavarse los dientes, ya que a Dani se le olvida esa rutina, o por otro lado, será la encargada de recoger todos los juguetes del comedor y Dani de supervisar que está recogido.
En ningún momento les voy a poner a limpiar cristales ni la campana de la cocina, pero si que les voy a delegar faenas que a mi me quitan mucho tiempo y me desgastan mucho.
¿Cómo haré que sean constantes?
En el crecimiento personal sabemos que siempre seguimos un patrón de conducta. Para nosotros poder cambiar ese patrón, en este caso el de colaborar en casa, debemos de tener claro que nuestros hijos están acostumbrados a una cierta rutina y cero responsabilidades, así que tendremos que estar durante un mes encima de ellos. Para adquirir nuevos hábitos y estos que se marquen en nuestro patrón, necesitaremos ser pesadas durante un mes.
Cada día, cuando toque hacer esa tarea, recordarla. Por ejemplo, Dani se encargará de sacar a pasear a los perros, pues cada día, cuando sea la hora de sacarlos se lo recordaré. Siempre intentaré que sea después de hacer algo. Me explico, cuando los saque a pasear por la mañana, antes de ir al cole, será después de desayunar, así asociará que después de desayunar toca sacar a los perros. Al medio día, después de comer también los sacará, por la tarde después de desayunar y por la noche después de cenar. El acabará asociando y sabrá que después de cada comida toca pasearlos y los perros también se acostumbrarán a un horario y así evitaremos el trabajo de tener que recoger las necesidades de ellos en casa.
Pues igual que en este ejemplo lo haré con el resto de tareas. Si veo que son muchas tareas para introducirlas todas a la vez, optaré por empezar por la más importante para mi, y así poco a poco seguir introduciendo las siguientes.
En mi caso, el marido trabaja lejos de casa y cuando llega es tarde, pero eso no le excluye de la lista. También vive con nosotros, así que a él también le toca recibir unas tareas, pero esta vez no irán acorde con la edad. En mi excel de organización en ningún momento voy a discriminar en sexo, es lo que más “odio”, que por ser niño haga unas cosas y por ser niña otras. En este organizador de tareas, me baso en la edad y en lo que es capaz de hacer o su forma de ser. Naiara a ser “más líder” será encargada de recordar muchas cosas.

Antes de empezar, quiero presentarme.

Soy Soraya Reyes, autora de LO QUE TUS OJOS NO VEN. Este libro surgió por la necesidad de ayudar a los demás de la misma manera que me hubiera gustado ser ayudada. He leído mil libros de crecimiento personal, pero creo en todos me faltaba la cercanía del escritor o escritora. 

Después de superar muchas adversidades, muchas las resumo al inicio del libro, me dí cuenta que mi propósito era ayudar a otras personas que han pasado por lo mismo o situaciones similares a las mías. 

Una persona con carrera, con estudios, puede decirte la manera o el protocolo a seguir que le han enseñado, para ayudarte en tu situación. Pero quizás esa persona nunca a pasado por eso, no ha obtenido RESULTADOS. Por eso decidí escribir mis libros y hacer terapias, para ayudarte, yo tengo RESULTADOS. 



En este post de hoy quiero hablarte de la perfección y que mejor manera de empezar que preguntarte,

¿Qué es ser perfecto?

La perfección en si, realmente no existe o no tiene una definición como tal. Lo que para mi es perfecto, quizás para ti no lo es. Es en este momento dónde entran los conflictos, ya que el concepto de la perfección se crea a través de nuestras creencias y vivencias. Entonces, cuando quieres ser perfecto, solo actúas bajo tus creencias, intentas hacerlo de la mejor manera posible pero te das cuenta que realmente no eres perfecto o perfecta, porqué los demás no lo sienten así, tienen otro concepto muy distinto, o quizás ya te veían perfecta desde un inicio.

Creo que la perfección es ser uno mismo, siempre puedes moldear aspectos para sentirte mejor si no te gustan, pero lo mejor es poder ser tú, sin juicios hacía ti , sin miedos a nos ser aceptado o aceptada tal y como eres. Porqué no hay nada más perfecto que el ser uno mismo. 

Siempre puedes comprometerte más contigo mismo, siempre puedes volverte más constante, no dejar las cosas para después, superarte día a día en lo que te propongas, pero eso no es ser perfecto, eso es tener un propósito, conseguir lo que amas de verdad, eso es tener amor por uno mismo.

Así que mi conclusión basado en mi experiencia es, se tu mismo/a, disfruta de cada instante, modifica todo aquello que A TI no te haga sentir cómodo o te limite y en vez de perder el tiempo siendo perfecto, inviértelo en cosas que te hagan verdaderamente feliz. En ese momento sabrás encontrar la perfección.



Cómo puedes ver, hay muchas personas que ya lo están leyendo y compartiendo con su entorno lo aprendido. Son muchas las personas que están empezando el cambio tan ansiado y que necesitaban.

Tengo lectoras y lectores de todas las edades, géneros y países, y todos te pueden decir lo mismo. Es un libro que funciona y que tienes que leer una vez en la vida. 

Si quieres saber más solo tienes que leerlo. No pierdes nada por probar. No dejes que tu subconsciente te saboree. 


TU CAMBIO EMPIEZA HOY 

Category
Tags

Comments are closed