fbpx
Bienvenidos queridos lectores!
Hoy quiero hablar de lo que es ser madre soltera. Hay dos tipos de mami soltera. El primero es en el que la madre decide serlo sin tener un hombre al lado y el otro es cuando “estás obligada” a ser madre soltera porque el padre se desentiende de tu criatura.

Se lo que se siente al estar sola, sin el padre del niño en su crianza.

MI HISTORIA

Con dieciocho años me quedé embarazada, vivía con el padre de mi hijo, pero lo que no sabía era que ese embarazo me iba  a cambiar la vida y a abrirme los ojos.
Imagínate, la familia cuando se enteró de mi embarazo se volvió loca, pero no pensé en abortar.
Tuve un embarazo duro, pero fue por las nauseas, mareos. Lo que menos soportaba eran los olores. El olor a huevo frito era lo peor que me podía pasar. jajajaja a día de hoy  (después de 11 años) según el día no puedo ver un huevo frito ni en pintura y a mi hijo no le gustan. ¿Curioso eh?
Bueno, sigamos que me voy del tema. Durante más semanas pasaban, menos me apetecía tener contacto con el papá de mi futuro bebé. Desde evitar un beso hasta una caricia, era algo que me ponía enferma. Con el paso del embarazo, me fui dando cuenta que algo no funcionaba bien desde el inicio de la relación. Me manipulaba emocionalmente, diciendo que se iba a ir y muchas amenazas de ese estilo. Poco a poco fui abriendo los ojos y me di cuenta que no era una persona qué, por decirlo de alguna manera, te dejase ser libre…
Daniel con dos semanas de vida.
Llegó el día del parto y intenté, sin esforzarme mucho, que él no entrara a la sala de partos, él tampoco hizo mucho por entrar. En él me acompañó mi madre. Un momento alucinante, poder compartir ese momento con una persona con experiencia en el parto (somos cinco hermanos) y una abuela poder ver nacer a su primer nieto. Recuerdo el momento y, once años después todavía me emociono.
A los 15 días de haber nacido mi pequeño Daniel, me separé, porque la cosa ya no pintaba solo emocional, la cosa parecía que iba a más.

Cuando eres madre, valoras las cosas desde otro punto de vista y siempre buscas lo mejor para tus hijos y sobre todo para ti. Si una madre no está bien, un hijo lo nota y lo absorbe. 

Resumiendo la historia y sin tocar mucho los recuerdos de aquellos momentos (si habéis pasado por algo similar ya sabéis que esos momentos no son agradables para recordar), acabé criando de mi hijo sola. Al separarme de él, volví a casa de mi madre con mi bebé. 
Tenía los apellidos de su padre, pero faltaba lo más importante, EL PADRE.

Tres años después conocí a un chico, a la pareja que tengo a día de hoy. Dani decidió llamarle papa a mi pareja después de llevar un tiempo conviviendo, imagino que tenía la necesidad de tener a uno.

Si que es verdad, que dentro de la relación, a Dani lo sentía más mio que de mi nueva pareja (como es lógico). Aunque estuviera Víctor, yo seguía haciendo el papel de padre y madre. Hasta que él un día decidió hacer de padre, para ayudarme en la tarea y porque veía a Dani también como su hijo.

Los dos hombres de mi vida.
Dejé de hacer mi vida para hacer NUESTRA vida. 
Cometí muchos errores, era muy joven. Si con esa edad ya se cometen, imagínate con un hijo. Pero salí ilesa de esos años. Ilesa y con mucha sabiduría.

LA OTRA VERSIÓN

Según la versión de la otra parte, él se marchó porque yo no dejaba ver al niño y porque pensó que era lo mejor para él. Cada uno que piense lo que quiera…
La cuestión es qué, si había una custodia con derecho a visitas podía haber reclamado o haberme denunciado por no dejarle ver al pequeño. Si tanto se preocupaba por él, hubiera ayudado aunque fuera económicamente…
Lo dicho anteriormente, que cada uno saque sus propias conclusiones, yo tengo las mías!
Se que hay muchas madres jóvenes, madres solteras y madres “solteras”, que en alguna ocasión se sienten solas, sin saber que hacer. Es un peso grande, pero tiene su recompensa, te lo aseguro. 
Cuando son pequeños, parece que es difícil, que tu vida ya no es tuya. Es verdad que ya no es tuya, pero eso pasa como el resto de familias que no son mono parentales, tu vida pasa a ser también la de tus hijos. Pero crecen, mi chiquitín ya no es tan pequeño, puedo considerarlo ya un pre adolescente, con ganas de crecer demasiado rápido. (En otro post hablaré de los pre adolescentes, de anécdotas y soluciones para muchas situaciones en las que me encuentro.)

CONSEJOS

Cuando estás en una situación de crianza, sola con tu hijo, te ves con la obligación de hacer de padre y madre a la vez, y eso, te puedo asegurar que es un desgaste para ti impresionante.

No tienes que ocupar el lugar de la persona ausente, tienes que ser tu misma, ser la mejor versión de madre que puedas ser, pero no quieras ser su padre.
Tenemos la creencia de que un niño tiene que tener dos pilares fundamentales en su vida, un padre y una madre, que la unión de los dos hace que ese hijo tenga buenos valores, etc…
Pero querida madre soltera, te puedo decir que no es necesario, hay muchos hijos con los dos pilares que deja mucho que desear, y viceversa.
Debes de darle los mejores valores que tú creas oportunos, la educación que creas que es necesaria y que tenga esa confianza par avenir a ti. Pero nunca intentes suplantar el lugar de un padre. Tú eres su madre y tú puedes ser un pilar bien grande, que haga menos necesario el pilar del padre ausente.

En muchas ocasiones nos preocupamos más nosotras por los sentimientos del niño que la propia importancia que tiene. Tu hijo puede ser feliz, saludable y crecer bien sin tener padre.

LA PARTE ECONÓMICA

En mi situación no tenía nada que hacer, era una persona que no trabajaba, que no tenía nada y emprender un camino judicial iba a ser una perdida de tiempo. 
Es más a día de hoy, vuelvo a repetir que once años después, sigue sin preocuparse de ninguna manera de ese hijo que un día abandonó, pero yo sigo sin poder reclamarle nada porque sigue en la misma situación de no trabajar y no tener nada para poder cubrir los gastos de Dani, (aunque no se como lo hará con las hijas que tiene ahora). 
Si esta es tu misma situación, no te preocupes, la falta de dinero por su parte hará que en el futuro te sientas aún más orgullosa de haber criado sola a tu hijo o hija, sin la ayuda de ese hombre que no quiso estar en su día.
Si ves que puede emprender legalmente una reclamación o denuncia hazlo, toda ayuda para criarlo es buena, todo lo que le puedas dar de más a tu hijo mejor. No seas tonta y por no querer mover papeles y abogados, dejes de recibir lo que le pertenece a tu hijo.
Esto es todo por hoy, espero que te haya ayudado saber que hay más personas como tú, qué toda situación es pasajera y que por mucho que ahora se te haga todo un mundo, tu eres capaz de tirar hacia adelante y que los tiempos cambian. 
Un abrazo bien grande y si quieres saber más no dudes en comentarme.
Soraya Reyes Perez

Antes de empezar, quiero presentarme.

Soy Soraya Reyes, autora de LO QUE TUS OJOS NO VEN. Este libro surgió por la necesidad de ayudar a los demás de la misma manera que me hubiera gustado ser ayudada. He leído mil libros de crecimiento personal, pero creo en todos me faltaba la cercanía del escritor o escritora. 

Después de superar muchas adversidades, muchas las resumo al inicio del libro, me dí cuenta que mi propósito era ayudar a otras personas que han pasado por lo mismo o situaciones similares a las mías. 

Una persona con carrera, con estudios, puede decirte la manera o el protocolo a seguir que le han enseñado, para ayudarte en tu situación. Pero quizás esa persona nunca a pasado por eso, no ha obtenido RESULTADOS. Por eso decidí escribir mis libros y hacer terapias, para ayudarte, yo tengo RESULTADOS. 



En este post de hoy quiero hablarte de la perfección y que mejor manera de empezar que preguntarte,

¿Qué es ser perfecto?

La perfección en si, realmente no existe o no tiene una definición como tal. Lo que para mi es perfecto, quizás para ti no lo es. Es en este momento dónde entran los conflictos, ya que el concepto de la perfección se crea a través de nuestras creencias y vivencias. Entonces, cuando quieres ser perfecto, solo actúas bajo tus creencias, intentas hacerlo de la mejor manera posible pero te das cuenta que realmente no eres perfecto o perfecta, porqué los demás no lo sienten así, tienen otro concepto muy distinto, o quizás ya te veían perfecta desde un inicio.

Creo que la perfección es ser uno mismo, siempre puedes moldear aspectos para sentirte mejor si no te gustan, pero lo mejor es poder ser tú, sin juicios hacía ti , sin miedos a nos ser aceptado o aceptada tal y como eres. Porqué no hay nada más perfecto que el ser uno mismo. 

Siempre puedes comprometerte más contigo mismo, siempre puedes volverte más constante, no dejar las cosas para después, superarte día a día en lo que te propongas, pero eso no es ser perfecto, eso es tener un propósito, conseguir lo que amas de verdad, eso es tener amor por uno mismo.

Así que mi conclusión basado en mi experiencia es, se tu mismo/a, disfruta de cada instante, modifica todo aquello que A TI no te haga sentir cómodo o te limite y en vez de perder el tiempo siendo perfecto, inviértelo en cosas que te hagan verdaderamente feliz. En ese momento sabrás encontrar la perfección.



Cómo puedes ver, hay muchas personas que ya lo están leyendo y compartiendo con su entorno lo aprendido. Son muchas las personas que están empezando el cambio tan ansiado y que necesitaban.

Tengo lectoras y lectores de todas las edades, géneros y países, y todos te pueden decir lo mismo. Es un libro que funciona y que tienes que leer una vez en la vida. 

Si quieres saber más solo tienes que leerlo. No pierdes nada por probar. No dejes que tu subconsciente te saboree. 


TU CAMBIO EMPIEZA HOY 

Category
Tags

Comments are closed